INCAMI junto a organismos locales desarrolló dos operativos en la región del Maule, a fines de septiembre, con el foco en asistir a la población migratoria en la zona. La Pastoral de Movilidad Humana (PMH) de Talca y Curicó preparó la logística de las jornadas de atención, que contaron con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones OIM, distintas instituciones gubernamentales y de la sociedad civil.

Joyce Araujo, coordinadora diocesana de la PMH de Talca, expresó: “Es una gran bendición para toda la comunidad migrante de nuestra diócesis. Estamos inmensamente agradecidos con todo el equipo y la disposición que tuvieron en estas jornadas. Desde una mirada cristiana siempre ha estado dentro de nuestras líneas de acción social este acompañamiento a las personas migrantes”.

La hermana Ana Carvajal, de la PMH de la diócesis de Talca en Curicó destacó el trabajo que se realizó en la ciudad: “Hubo mucha gente que vino a solicitar ayuda para sus trámites en un ambiente muy fraterno, de mucha colaboración. Así que me quedo tan contenta de que hayamos podido ayudar a tanta gente a destrabar su situación migratoria y que se hayan ido tan esperanzadas”.

El operativo

Este operativo en la región del Maule, en las ciudades de Talca y Curicó, corresponde al primero que INCAMI realiza a nivel regional durante este 2023. Antes se realizaron operativos en diversas comunas de Santiago, siempre acompañando a personas migrantes y también con foco inclusivo, incorporando, por ejemplo, la presencia de intérpretes de señas.

Respecto a las atenciones que se realizaron en terreno, el equipo de INCAMI detectó que las personas migrantes solicitan principalmente información para conocer el proceso resolutivo de sus peticiones de visa definitivas, seguido de petición de visas fuera del país y sobre la regularización de niñas, niños y adolescentes (NNA).

También fue muy demandada la asesoría a personas migrantes que llegaron a Chile por ingreso irregular. En esta línea las consultas fueron ante dos situaciones, ya sea porque se autodenunciaron y pasaron por el proceso de empadronamiento o porque estaban a la espera de la cita ante la PDI.

En total, en cuatro días de atención, dos de ellos en Talca y dos en Curicó, se atendieron a 432 personas de distintas nacionalidades, principalmente, mujeres de Venezuela y Haití.

Trabajo en red

El éxito del operativo fue gracias al trabajo en red que lideró INCAMI con OIM, con el fuerte apoyo y compromiso de la Pastoral de Movilidad Humana Talca-Curicó, desde donde gestionaron el lugar de atención y el vínculo con organizaciones.

Desde INCAMI agradecemos el compromiso al Centro de Formación Técnica San Agustín, a los estudiantes en práctica de la Universidad del Maule y la Universidad Católica del Maule; a las fundaciones Madre Josefa y Bienvenido Hermano, a la ONG Migrantes por el Maule, a Mujeres Sin Fronteras; y también la presencia del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, el Servicio Nacional de Migración y Extranjería, la Seremi de Salud, Coaniquem y la Defensoría Penal Pública.

Visitas: 3