Mensaje de un pueblo en camino

Home » Mensaje de un pueblo en camino » Documentos » Mensaje de un pueblo en camino

Interpelados por los que cruzan nuestro mundo globalizado y conquistados por el clamor de todo un pueblo migrante en camino y sofocado por la indiferencia general, queremos hoy compartir las razones de nuestra solidaridad con todo este rio humano que desborda mas allá de toda frontera.

Es un clamor que desafía la invisibilidad del ser migrante, indocumentado, desplazado, refugiado, marinero o deportado y traficado. Es un bosque silencioso que crece y cruza en medio de nosotros a pesar y en contra de gobiernos, estructuras sociopolíticas, económicas, culturales y también religiosas.

La historia se mueve

Con la migración la historia se mueve, las fronteras quedan atrás y los muros se desmoronan, delante de un pueblo en camino que sabe enfrentarse a secuestros, asaltos, violaciones, cohechos, deportaciones, a todo tipo de discriminación hasta la muerte. Ellos han plantado cruces a lo largo de nuestro planeta pero al mismo tiempo han sembrado estelas de luz, reinventando día tras día los motivos de su andar.

Muros y fronteras

Es un pueblo que tiene ya su pie en un mañana que aun nosotros no divisamos- Ellos piensan en categoría de futuro, nosotros anclados a un pasado y enjaulados en un presente que se escurre inexorablemente entre nuestros dedos. Ellos no conocen la resignación, tampoco tiran la toalla delante del fracaso. Es un pueblo que camina delante de nuestro cansancio…

Y nos han conquistado.

Nos hemos reunido desde Asia, Europa, África y continente Americano los directores de Red Casas y Centros de atención al migrante y marineros para escuchar su clamor, compartir sus sueños, derrotas y sus logros y ser así puente de solidaridad y de esperanza en un horizonte nuevo.

En nuestros 27 Centros y Casas de la red SIMN (Scalabrini International Migration Network) hemos atendido 107,751 migrantes en el último año, con el apoyo de organismos internacionales, de Fundaciones humanitarias, con la ayuda de 180 voluntarios y 30 misioneros scalabrinianos.

Son números para la sociedad, son estadísticas para censos y academias: para nosotros han dejado pegado en las yemas de nuestros dedos su piel, en nuestros oídos el llanto y las risas, en nuestros ojos la muecas del dolor, las arrugas del cansancio y los golpes pero también la luz de sus sueños y de un nuevo común amanecer.

Ellos como nuestros destinatarios nos han impulsado a un nuevo dinamismo, que se ha consolidado en la creación de una Red internacional para las migraciones (SIMN-Scalabrini International Migration Network) definiendo un trabajo en conjunto, que se expresa en un solo logo un solo mensaje y un solo equipo.

Nuestra visión es hoy acompañar a quien anda de camino por las veredas y fronteras de nuestro hoy y conscientes de una nueva forma de ser Scalabrinianos, en sinergia con el mismo mundo globalizado que aun tiene instituciones y personas de buena voluntad.

La inconformidad del pueblo migrante delante de toda indiferencia rompe nuestra resignación y nos invita a ser samaritanos del camino hacia una sociedad alternativa.

Con esto nos comprometemos delante de Dios, la historia y la sociedad a permanecer de pie, hermanados con ellos y la mano tendida hacia cuantos quieran subirse en el tren o barco donde subió Juan Bautista Scalabrini, Padre de los Migrantes 113 años atrás.

Sao Paulo 27 de noviembre de 2013

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
en Documentos, Espiritualidad, Pastorales