Departamento Arquidiocesano de Pastoral de Movilidad Humana

Home » Departamento Arquidiocesano de Pastoral de Movilidad Humana » Sin categoría » Departamento Arquidiocesano de Pastoral de Movilidad Humana

“acoger al otro exige un compromiso concreto, una cadena de ayuda y de generosidad, una atención vigilante y comprensiva, la gestión responsable de nuevas y complejas situaciones” (Papa Francisco, 2017)

Como menciona el Santo Papa Francisco en el mensaje por la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado 2018,  cada llamada de un forastero  a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo. Debemos tener presente que cada ser humano que se ve obligado a dejar su patria en busca de un futuro mejor, el Señor lo confía al amor maternal de la Iglesia. Esta solicitud ha de concretarse en cada etapa de la experiencia migratoria: desde la salida y a lo largo del viaje, desde la llegada hasta el regreso (Papa Francisco).

A la luz de las palabras del Santo Padre, el departamento de Movilidad Humana (DMH) continúa año a año su misión de promover, animar y coordinar la evangelización del mundo de las migraciones, a la luz de la Sagrada Escritura, y del mensaje de la Iglesia, construyendo comunidades que vivan la solidaridad y la comunión en la diversidad.

Entre las diferentes actividades programadas está el promover la presencia, la celebración e integración de las comunidades de migrantes de la Arquidiócesis de Santiago a través de las celebraciones de las fiestas patrias y fiestas patronales de las comunidades migrantes presentes como en el caso de Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Brasil, República Dominicana, México, EL Salvador, Nicaragua, Bolivia, Paraguay, entre otros.

A lo largo del año 2016 y 2017 el trabajo pastoral ha estado encaminado hacia la promoción y la integración de las diferentes comunidades migrantes, pero con mayor fuerza en la acogida a las nuevas comunidades que han llegado a Chile, a raíz de la crisis política y económica que sufre Venezuela, la presencia de hermanos venezolanos en Santiago ha sido la imagen de la nueva migración, así como también la presencia y continua llegada de hermanos de Haití, quienes han optado por Santiago como su segundo hogar. Hombres, mujeres y en la actualidad niños, niñas y adolescentes son los nuevos rostros en la migración, quienes han empezado a ser también los nuevos rostros dentro de la Iglesia de Santiago, las diferentes comunidades pastorales de cada una de las zonas del Arzobispado han empezado a contar con el gran aporte que cada uno de ellos trae, como por ejemplo integrando los diferentes coros parroquiales, equipos de liturgia, catequistas, grupo de jóvenes, scouts, entre otros.

Debido a las nuevas migraciones, también ciertas zonas de la Arquidiócesis han empezado un trabajo fuerte en la acogida de los hermanos migrantes, como es el caso de la zona Sur, la zona Oriente  y la zona del Maipo, en estos casos hemos estado acompañando tanto en la formación de los diferentes agentes pastorales como en la planificación de un plan de acogida para las diferentes familias migrantes.

Parroquias como San José Obrero de la zona sur y San Juan Pablo II de la zona norte, participaron de las Misiones puerta a puerta, visitando a familias migrantes de sus sectores, en esta obra el objetivo era salir al encuentro de nuestros hermanos migrantes, acogerlos,  darles la bienvenida e invitarles a ser parte de la comunidad parroquial, y el objetivo de los agentes de pastoral que participaron en esta misión era reconocer en cada familia, el rostro vivo del Cristo Migrante. De esta actividad se obtuvo buenos frutos, tales como el inicio de la Pastoral de migrantes, liturgias en Creól, cursos de español, casa de acogida.

Por otra parte, se desarrolló la “II Jornada Arquidiocesana de Pastoral de Migrantes” con el lema “Acoger, proteger, promover e integrar a emigrantes y refugiados” (Papa Francisco), la cuál se realizó en el mes de octubre de 2017 en el Santuario Inmaculada Concepción de la zona Sur, contamos con la participación de cerca de 50 personas representantes de las zonas pastorales, donde se compartió las vivencias y reflexiones sobre el trabajo que realiza cada Parroquia con los hermanos migrantes y el trabajo que cumple cada red de apoyo. En el encuentro participaron sacerdotes, religiosas y laicos comprometidos, así también migrantes de varias nacionalidades (Haití, Ecuador, Colombia, Bolivia, Argentina, Filipinas, El Congo, Brasil, Perú) que trabajan en las actividades pastorales de sus parroquias.

La formación permanente es otro trabajo característico de la labor del DMH, entregar información útil y sobre todo actualizada de cómo es la realidad de la migración en Chile, sus aspectos legales, el acceso a los derechos fundamentales, los aspectos pastorales en el trabajo de la movilidad humana, el conocer lo que es una comunidad intercultural y lo que implica un trabajo de integración, son los temas principales que son abordados en cada una de las sesiones formativas. Agentes pastorales, representantes de los decanatos, religiosos, religiosas, sacerdotes y la comunidad migrante, han sido los beneficiarios de estas capacitaciones.  De igual forma, nuestro aporte en las Escuelas de Verano tanto del año 2017 en la zona norte y sur y en el 2018 en las zonas centro, sur y oeste, han sido muy productivas, hemos podido aportar con la formación en la temática migratoria y el acompañamiento de las nuevas pastorales de migrantes que se han ido formando a lo largo de estos dos años.

Y en la misma línea de la formación, el DMH continúa con el proyecto “Creando Interculturalidad” que se desarrolla en diferentes instituciones educativas del Arzobispado, tanto de la zona centro, sur, cordillera y oeste, con un total de cerca de 2000 beneficiarios entre estudiantes, profesores y apoderados, con el objetivo de entregar herramientas en temáticas asociadas a la Movilidad Humana y  al conocimiento de patrones culturales, para incidir directamente en la construcción y valoración de las relaciones interculturales y llegar a un clima de integración e inclusión en las instituciones educativas, esperamos contar en este nuevo año con más beneficiarios dentro de este proyecto.

Y finalmente, como DMH reafirmamos nuestro compromiso de trabajo por una migración digna, siguiendo cada petición que nos hace el Santo Padre el Papa Francisco, quién nos recalca que: “con espíritu de misericordia, abracemos a todos los que huyen de la guerra y del hambre, o que se ven obligados a abandonar su tierra a causa de la discriminación, la persecución, la pobreza y la degradación ambiental” (Papa Francisco, mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2018).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
en Sin categoría